Hacia la Pascua 2016

Hay una familia
que es tan grande como un pueblo,
y este pueblo,
por más grande que es y sea,
no quiere dejar de ser una familia,
toda la humanidad entera,
aunque por grande y dispar no sepa cómo serlo…
aún,
como Dios quiere.

Esta familia,
llegada la hora,
va a su casa,
que es tan grande
que la casa es la tierra,
tierra que es “tu tierra”,
la Tierra,
que por más grande que sea y es,
es casa,
aunque, por no saber, no sepamos vivir en ella aún,
como Dios quiere.
Pasa, entra.
Es la hora.
De lo que es tuyo.

La hora ha llegado. Y con la hora llega su paso por esta tierra. La Pascua.
¡Cuántas cosas se dicen en estos previos a la Pascua!
¡Cuánto nos ordena en lo profundo y fundamental!
¡Cuánto de revisión en base a lo que creemos, a la vida que llevamos!
¡Cuánto en torno a esta familia y al “lugar de Pueblo de Dios, tú tierra”!

En el paso del pueblo que camina, hoy reconocemos en su cuerpo señales de vida y de muerte: dispersión y también sinergias, cercanías y distancias, desencuentros y senderos compartidos, desconfianzas y también apuestas ilusionadas…

Y lo cierto es que, llegada la hora, el corazón, sigue, no deja morir ¡y late!, ¡una vez más!. El corazón tiene esas cosas. Son ”las cosas del corazón” que tiene sus propias razones, distintas a las de la cabeza. Es por eso que responde de otra manera. Esto no significa que el cuerpo deje de tener dolencias, pero, sólo si encontramos alguna razón de corazón que no queramos que muera…, en la ofrenda, habrá vida.

La propuesta que nos lanzamos es encontrar una razón de corazón para acercarnos a la hora que llega, la hora de la Pascua,
para soñar y buscar el modo de celebrar juntos la vida de hoy,
con nuestras vidas de verdad, con nuestras verdaderas vidas,
con la verdad y con la vida,
con nuestra edad y nuestra historia,
con nuestros niños y sus edades y sus historias,
con fe o a ciegas,
cojos, malcaídos o como gacelas,
a ratos escépticos, a ratos ilusos,
con lluvia o Sol…
con hambre de hoy o el que recuerdo de ayer,
con sed propia o prestada de otro,
… esperando
… que Dios se haga presente con su pueblo.

… por favor. 
Dame una cita 
vamos al parque, 
entra en mi vida, 
sin anunciarte.
Abre las puertas, 
cierra los ojos, 
vamos a vernos, 
poquito a poco.
Dame tus manos, 
siente las mías, 
como dos ciegos, 
Santa Lucía…
(Miguel Ríos).

FECHAS PREVISTAS PARA VERNOS EN PUEBLO DE DIOS

6 de febrero (sábado).
5 de marzo (sábado).

También os hacemos llegar esta propuesta que lanza Juan Diego a las comunidades para celebrar la Pascua en común, «en torno a un mismo lema, un mismo canto y algunas actividades comunes». En la carta aparece una propuesta concreta de lema y canción que recogemos como primera aportación.

Con ella abrimos la puerta a las intuiciones y un enlace
http://goo.gl/forms/Mt6jio3Pr4
donde poder expresar «por dónde sopla el aire»
y la posibilidad de ir enviando propuestas de fondo
desde donde descubrir la Palabra y las palabras y los versos de este paso,
antes de vernos en la primera cita.

P.D: … si bailáramos un tango con Dios al paso del “son” de una música que está en el aire…

3 comentarios en “Hacia la Pascua 2016

  1. El Suela

    Tengo que hacer su voluntad y no la mia. Y este año su voluntad parce llevarme a la prision de Sevilla I para participar en las celebraciones que tengan lugar en la unidad de cumplimiento y aqui en mi pueblo.
    Pero como el año pasado, con el hambre de hoy y la sed y el dolor tanto mio como prestado que a su vez presto a quien quiera tomar.

  2. Pedro J

    Sugiero como tema de fondo la encíclica del papa LAUDATO SI (cuidado de la casa común)
    y como lema YA OS CUENTO MÁS ADELANTE

  3. Juan Brun

    Me gusta la propuesta de Juan Diego. Creo que «Hambre de ti» es lo que nos hace falta para construir el Reino y vivir el presente del Espíritu cada día. La letra de la canción de Carmen Murillo también me mueve.
    Gracias Juan Diego, gracias y un abrazo a Tod@s desde aquí.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.