Gracias… sin límites ni medida

recuerdito_Pascua2016-cabecera

GRACIAs a Dios
que ha derrochado su MiseriCORdia una vez más en esta casa,
la casa de todos,
en nuestras vidas,
¡ojalá, en las vidas de todos, sin límites ni medida!

Esa Misericordia, que en esta Pascua nos ha cogido a todos al vuelo,
nos ha cogido en su regazo mientras nos lanzábamos – por fin- a lo nuevo, algo que siempre hemos querido e intentado hacer.

Damos gracias por seguir adentrándonos en una dinámica
que nos incluye a todos,
una Pascua más familiar que rompe los límites que nos separan
para poder aprender todos de todos,
aunque aún se esté lejos de lo que se sueña.

Damos gracias por la “Prepascua Joven”, en las casitas de madera,
y por todos los que preparan el lugar y su adentro en esa prepascua.

Damos gracias por disfrutar de espacios de profundización conjuntos.
Por cada uno de los niños, chavales, jóvenes y mayores que han hecho más verdad que se puede construir juntos y entre todos…, regalándonos unos a otros lo mejor de cada uno: un cartel, un pregón, una canción, un decorado, una oración, una piruleta, una homilía, un plato de comida, un café, un fregado, un juego, unas risas, una pregunta, un recuerditos…

Cosas pequeñas de un valor sin límites ni medida, que tratan de “tener atado” menos, y dejar actuar más. Dejar actuar al Espíritu, que nos sorprende por encima de cualquier previsión.

Gracias, por todo lo que haya supuesto salir de los moldes establecidos.

Gracias por esa ultra Tentudía – Pueblo de Dios que ha querido conectar en una carrera la historia y la vida de tantas personas que han hecho posible que estemos hoy aquí.

Gracias a los que, con tanta inocencia y entusiasmo os habéis dejado interpelar. A los que venían a la cocina a llevarse en sus manitas pequeñas los cacharros y las viandas para hacer cenas y desayunos en las casas de madera.

Gracias por tanto ofrecimiento que ha superado límites y medidas que solo Dios sabe y, por ello, Él mismo, que ve en lo secreto del corazón, lo hará crecer.

Gracias a los que habéis puesto todo vuestro arte, que no tiene límites, en la decoración, la música, la liturgia, la acogida, la comida…., y la recogida, que este año ha sido espectacular en rapidez y eficiencia. Y a los que expresamente hacen del arte una herramienta para transmitir la vida del Evangelio y lo ponen al servicio para el bien común, dando profundidad y belleza a cada momento.

Con todo, nos nace decir: “I have a dream….”

Sueño con que un día muy cercano vendremos a la Pascua a celebrar, mano con mano, todos con todos, con un nuevo latido, con nuevos lenguajes, maneras de ver y entender…, porque el espíritu es libre, y sopla por donde quiere y, como dice San Juan de la Cruz:
“A donde no sabes tienes que ir por donde no sabes”.

Y hay tantas, tantas cosas, que todavía nos tienen que pasar, que habrá que ir quitándose los zapatos, porque la tierra que pisamos, no solo esa tierra, sino la que cada uno tiene en este momento debajo de sus pies, ES SAGRADA.

Sigamos adelante, Cristo ha resucitado, Luz del mundo entre tanta tiniebla, Luz, Luz, Luz.

ALELUYA

recuerdito_Pascua2016-pie

 

También os hacemos llegar, de momento…:

  • Algunas fotillos, gracias a Nane y a otros…
  • Un pequeño cuestionario, por si queréis hacernos llegar ecos, sugerencias…
  • Y el texto del Pregón Pascual que nos regalaron Noé y Raquel.

Pregón Pascual 2016

Esta es la noche,
noche de vida,
noche de amor y esperanza.
noche de sueños,
de lágrimas de alegría.

Hoy en comunidad celebramos cómo, lo que esta muerto,
sucumbe a lo que respira.
Porque por muy pequeño que sea un atisbo de energía,
siempre tendrá más lugar en la Tierra que las cenizas de aquello que un día fue.

Y es que es necesario una lumbre en nuestras vidas.
Pero cuando creemos que con una pequeña llama es suficiente para la vida plena,
nos damos cuenta de que por muy grande, acogedor y cálido que sea el fuego,
siempre es efímero y sólo nos da paz pasajera,
que viene y va,
y juguetea a merced del viento.

Entonces Dios nos vio perdidos,
y mandó a su hijo a enseñarnos que su fuego, su lumbre, esencia y razón de vida,
es eterna, y no se apaga con la lluvia,
que resiste a las tormentas que en ocasiones azotan nuestro ser.

Y qué mejor que el calor de un padre,
que la luz que nos alumbra en la oscuridad,
para mostrarnos hoy, en familia,
cómo la vida siempre consigue sobreponerse a las tinieblas.

En ocasiones andamos perdidos,
nos confunde tanta oscuridad.
nos agarramos a la mínima esperanza de salida.

Hay ocasiones, incluso, en las que la ceguera nos impide ver a un Dios que nos llama desde la vida.

Dios está en todo aquello que nos hace sonreír,
en un abrazo,
en las lágrimas de mi madre,
en el dolor de los hermanos.

Dios es la brisa que mueve las margaritas del campo,
la risa de los niños al jugar,
el amor reflejado en una mirada.

Esta es la noche,
noche en la que Dios nos recuerda lo mucho que nos quiere,
que no nos dejará caer,
que sigue a nuestro lado aunque perdamos la fe y nos acorralan las dudas.

Esta es la noche en la que Dios nos muestra el camino hacia una vida de fe y de pasión,
de amor y de vida sin límites, ni medida.

Noé Asensio y Raquel Giles.
Pascua 2016.

2 comentarios en “Gracias… sin límites ni medida

  1. Almudena (Talavera)

    Gracias….mi querida comunidad….porque me habéis ayudado a encontrar a Dios en lo sencillo y a tener hambre de Él.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.