¡Feliz Navidad!

Brotes de Olivo, tus amigos, y
Pueblo de Dios, “tu tierra”


te deseamos

FELIZ NAVIDAD


ESTA FELICIDAD NACIDA DESDE EL CORAZÓN,
OS LA QUEREMOS HACER LLEGAR A TODOS
MANIFESTÁNDOOS QUE BROTES DE OLIVO Y PUEBLO DE DIOS
HA SIDO Y ES LO QUE ES
GRACIAS A ÉL, Y GRACIAS A TODOS.
NOS HALLAMOS ANTE…

UN PROYECTO DE EVANGELIO REAL NACIDO SIN CONCIENCIA PREMEDITADA

CUYA MISIÓN ES SERVIR PARA UNIR,

RECIBIDA EN MEDIO DE UNA PERMISIVIDAD IMPOSIBLE DE COMPRENDER Y VALORAR HUMANAMENTE,

Y BAJO UNA LIBERTAD EVANGÉLICA NO ENTENDIDA A LO LARGO DE SU HISTORIA.

TODO, EN EL CORRER DEL TIEMPO, SE NOS HA DADO PARA TODOS Y DENTRO DEL SENO DE LA IGLESIA. SUS MUCHAS Y NO ENTENDIDAS REALIDADES HAN CONLLEVADO

UN PROYECTO DE
CONCIENCIA
DIVINA

DICE LA PALABRA DE DIOS

En el principio todo era un caos, y el Espíritu de Dios sobrenadaba sobre las aguas”. Gen 1, 1

En 1.980, nueve años de camino y gestación insinuaron el espíritu de un “proyecto evangélico”. Dentro de un gran desconocimiento y una mayor inconsciencia, un grupo de personas, abiertos a lo inesperado e intentando plantear la vida como Providencia de Dios, se sintió regalada con UNA TIERRA llamada a ser humilde y universal.

Dentro del caos que suponían los miedos, desconocimientos e inconsciencias cuando la recibíamos, añorábamos dar vida al “papel de la capilla” (canto “Todos Juntos” nacido varios años antes). Éste acompañaría al Señor y en las oraciones ininterrumpidamente. Aún continúa. Quienes iniciaban la aventura soñaban que fuese la razón y el sentido de la tierra. El contenido del mensaje de dicho “papel” nos traía:

  • No individualidad ni protagonismo personal.
  • Encarnación.
  • Abajamiento del “Yo”. Quienes optasen por dicho mensaje se adelantarían (tu alegría, mi alegría…). En hacer lo tuyo mío estaba la clave.
  • Comunión, la Comunidad Santa, la parábola de “La escoba”.

Junto a esto, la Regla Única (también nacida con anterioridad) nos proponía y nos daba Libertad a todos en todo. Nos llamaba a crecer sin normas y en oración ante la Palabra de Dios. Este absurdo humano permisivo de falta de reglas nos recordaba la entrega de Jesús al Padre en la cruz, su momento cumbre. En esa debilidad queríamos creer que recibiríamos la fuerza, la autoridad y la confianza en la tarea que se iniciaba.

Junto a esto, la luz del camino recorrido nos había interpelado y marcado muy fuertemente a través de tres de sus pasajes:

  • Dos pecados ha cometido mi pueblo” Jer 2, 13.
  • No soportaréis la sana enseñanza que se os dio y os afanaréis en falsas doctrinas” 2Ti 4, 1 – 4.
  • A un administrador solo se le pide fidelidad” 1Co 4, 1 – 2.

Bajo estas premisas, hoy podemos decir que

DIOS QUISO DESDE EL PRINCIPIO,

UN PROYECTO Y UNA TIERRA DE TODOS,
GUIADOS POR EL ESPÍRITU,
ENTRE TODOS
.

Desde esta introducción me dirijo

A TODOS LOS QUE:

  • dieron un tiempo de sus vidas en favor de lo que hoy es razón y misión de la tierra de Pueblo de Dios,
  • muchas veces sin entender los planes de Dios, generaron una experiencia nueva y universal, dentro de la Iglesia,
  • desde hace mucho tiempo, siempre sentí y sigo sintiendo la urgente necesidad de mostrarles mi admiración y agradecimiento en nombre de todos los que intervinieron en esta evangélica tarea. Desde la tierra de Candoncillo, gracias por lo mucho que de Esperanza ha supuesto y supone para muchos de los que buscan y andan por los caminos.

Siento la obligación de decir que dentro de la multiplicidad de realidades que fueron surgiendo, siempre las viví con expectación, dejándome interpelar y haciendo alguna lectura positiva que me hiciera avanzar. Siempre, y hoy más que nunca siento con serenidad que la tierra está a la espera de sentir cómo quienes la trabajaron, se afanen “todos juntos” y en Libertad a dar vida al espíritu universal recibido: ser fermento de comunión. ¿Podrá serlo si quienes han de sembrarlo no lo son entre ellos? “Pueblo de Dios, tu Tierra” necesita ser servida sin confusión desde la semilla y frutos genuinos que ha producido. Esta tierra, recordando el tema de Almudena, quiere sentirse abrazada y amada en sus raíces por todos aquellos que Dios llamó para que fuese lo que ÉL soñó para este momento de la historia.

Esto nos lleva necesariamente a recordar el amor primero que nos hizo acudir con generosidad y confianza en pos de hacer vida la experiencia de Ciudad Joven, y con ello construir – con constancia – el sueño del Cielo Nuevo y la Tierra Nueva. En su complejísima experiencia de encuentro con realidades inesperadas e inimaginables, no ha sido fácil el camino. La mayor e inconcebible enseñanza la resume el recuerdo imborrable y la firme interpelación recibida sobre la necesidad de mostrar a la Iglesia y al mundo “una sola alma y un solo corazón”, no como ideal evangélico sino como la razón esencial inolvidable de todos los que tratan construir una nueva humanidad, según nos lo propone la Palabra. El tiempo nos ha descubierto que se dará cuando por convicción personal y en Libertad se ratifique y se opte cada día por responder a la Palabra de Dios de hoy, que incluye todas las situaciones y circunstancias del mundo, manteniéndolas en el corazón. Ello dará razón de nuestra encarnación, y producirá una experiencia infinita que nos enamorará, nos sentiremos haciendo la voluntad del Padre y comprenderemos su trascendencia.

PROPUESTA

De esto he mantenido una conversación con D. José Vilaplana Blasco y me ha autorizado a realizar un planteamiento. ¿Cómo cuestionárnoslo, cómo entre todos plantearlo a todos? ¿Cómo hacer el planteamiento que se manifiesta anteriormente, sabiendo que nuestros propósitos y circunstancias de hoy no son los mismos de entonces, y nuestras vidas ya no están embarcadas en aquella joven y loca aventura?

La primera y principal condición es que lo que cada quién vislumbre y decida no ha de interrumpir en nada sus planes actuales. Solo se pide ayudarnos a descubrirlo juntos siendo fieles a la realidad y necesidad interior, sin más presión que la de hacerlo en total Libertad. Entendido esto, ¿quisiéramos comunicar…

  • … lo que la historia y el espíritu recibido ha supuesto en nuestra vida?
  • … lo que en su momento se vio como algo nuevo y nos marcó?
  • … cómo se entiende en la distancia “en espíritu y en verdad” lo que hoy podríamos hacer para unirnos todos, manteniendo el brillo, la frescura, la ternura y la ilusión arrolladora del comienzo?
  • … cómo poder contemplar y vivir el espíritu del “todos juntos” en su universalidad, fundamentado exclusivamente en la Palabra de Dios?
  • … cómo mostrar a todos un solo cuerpo unido y encarnado, cuya vivencia manifieste – en oración y con conciencia – la vida descubierta?
  • … cómo saber de una vez para siempre que se trata de vivir la esencia del Espíritu, que es la que ha de dar razón a las vidas que dicen entregarse?



No se trata de una convocatoria que nos obligue a estar presente. Se pide simplemente hacer una reflexión en la distancia, con el corazón puesto en todo lo experimentado en el correr del tiempo. La importancia que manifieste el conjunto de experiencias, cuestionará qué hacer con lo que resulte. La comunicación de lo experimentado y vivido hablará sobre lo que hoy supone la tierra para aquellos que con sus vidas le dieron Vida desde la Libertad de un Proyecto Incondicional, en lo más genuino de su esencia.

Todo lo que se reciba estará a disposición de todos en la medida que se manifieste y se quiera. Sus contenidos estarán abiertos a todos para conocerlos y sacar conclusiones. Ellos serán los que hablarán por sí mismo y su conjunto nos mostrará la voz del Espíritu, gracias a la intervención de todos, y en esta ocasión con la experiencia del tiempo. Así, la historia será rescatada por la propia historia, entre todos, que fue como se nos propuso desde el comienzo. Se nos mostrará el valor y el interés de la tierra por parte de quienes den razones de Dios que nos lleve a vivir lo descubierto “en espíritu y en verdad”, no solo en la tierra sino en cualquier lugar. Al ser así, el Espíritu nos dirá cómo vivir todo lo que trasciende la vida personal, cómo enfocar el futuro desde la Libertad, y cómo experimentar interiormente el “Todos Juntos”, que desde el comienzo se nos propuso vivir.

Y esto, ¿cómo sería? ¿Cómo, en Libertad se protegería el Espíritu que nos hace crecer personalmente, coherentes con la historia y fieles a la Palabra? ¿Cómo reconocer personalmente que es Verdad lo que queremos y está soplado por el Espíritu? ¿Quién lo avala? ¿Se necesitarían “Servidores últimos? ¿Cómo vivir sumergidos en el profundo mensaje que se nos regaló? ¿Cómo, dentro de las dudas y desconfianzas? De la reflexión que se haga a raíz de lo que se reciba, se dilucidaría entre todos cómo continuar lo que solo Dios sabe.

Un Proyecto de Dios para el mundo se nos ha regalado gracias a muchos. Está pendiente de ser orado, descubierto y hacerlo vivo, todos juntos. De quienes lo intuyan, lo sientan y lo quieran en Libertad, depende el futuro. Está en manos de todos.

Vicente

28/7/07

2 comentarios en “¡Feliz Navidad!

  1. Cecilia

    Vicente: enviamos a tu correo nuestra reflexión, por no saber dónde hacerlo, pero está a la disposición de todos… es lo que en el minuto alcanzamos a ver… seguros de que con el aporte de todos veremos con más claridad…

    El cariño de siempre

    Guillermo y Cecilia

  2. Cecilia

    Lo trabajaremos con Guillermo a partir del martes.

    Suceden cosas increíbles, que solo pueden ser de Dios. Hoy tuve que usar un pendrive para guardar información. Fui borrando archivos y me encontré con documentos de Pueblo de Dios y cartas que guardábamos de allá… los volví a leer y me sentí impulsada a mirar esta página.

    A pesar de mis torpezas, a pesar de mí… Dios está… y si en algo podemos aportar, lo haremos. Ya lo hablé con Guillermo y lo ve y lo siente del mismo modo.

    Es mucho el cariño que esta familia les tiene… y esta comunión que sentimos, no puede ser casual.

    Hasta unos días… cuando les mandemos lo conversado en oración… incluiremos también lo de los hijos.

    Besos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.