Ejercicios Espirituales. 28 agosto – 4 septiembre

«Sembrar-nos en comunión»

Si todo es providencia de Dios o, dicho de otro modo, “todo ocurre para bien de los que aman a Dios” (Rom 8, 28), hemos de reconocer que no hay espacio de realización vocacional más cierto que la propia realidad.

Necesitamos salir de nuestras expectativas idealistas que solo nos conducen a la frustración, la culpabilización, las dinámicas de pecado.

Conscientes de este espejismo, podemos acercarnos, lo máximo posible, a la verdad que nos libera y, renovando la relación con el Creador y las criaturas, experimentar la gracia y alcanzar la “libertad de los hijos de Dios” regalada en Cristo.

Así, como un fruto de la vida del Espíritu en nosotros, nuestra existencia será alegre servicio y siembra donde Dios nos quiere, en íntima comunión y para la comunión…

Todo este itinerario a través del método que San Ignacio de Loyola propone en sus ejercicios espirituales.

Ven y participa de lo que es tuyo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.